Montaje de las obras de teatro

Montaje de las obras de teatro

Toda persona o grupo de personas que estén dispuestos a producir obras de teatro, deben saber que lo más conveniente es elegir cada uno de los siguientes elementos siguiendo esta cronología, ya que de esa forma su dinero estará bien invertido.

Para empezar, tienes que buscar un guión que te agrade. El texto puede ser de una obra clásica o bien de alguna que haya sido escrita en fechas recientes. En caso de que escogieras la segunda opción que te planteamos aquí, fíjate que los diálogos sean sencillos de entender.

Luego que ya hayas escogido la temática de tu obra de teatro, localiza a un buen director. Me refiero a una persona que sea capaz de lidiar con las diferentes personalidades de los actores, a fin de que todo salga bien. Aunque no es muy frecuente, te recomendamos que siempre tengas a la mano el número de contacto de un director sustituto, por cualquier desavenencia que puedes ir entre el director principal y la compañía teatral.

Lo siguiente será rentar un local apropiado. Por ejemplo, si sabes que la audiencia a la que te estás dirigiendo, es un grupo minoritario, no es necesario que alquiles un foro muy grande, ya que los gastos serán más que los ingresos.

De igual forma, si los histriones que tienes contratados no son suficientes para que al menos a los que se les asignó un rol protagónico cuenten con un suplente, es prioritario que realices sesiones de audiciones.

El último punto se refiere únicamente a que como productor supervises que en el momento en el que se tenga el elenco completo comiencen lo antes posible a ensayar. Es bochornoso que en una obra de teatro, los actores se queden en blanco en plena puesta en escena. Es decir, que olviden sus parlamentos a la hora de estar interactuando con los otros interlocutores.